Pajes.

¿Algo levanta más suspiros que la entrada de una novia rodeada por sus pajecitos? Se dice que la costumbre de que los niños acompañen a la novia viene de la Edad Media. Este cortejo en miniatura está integrado por los pequeños de la familia, y dependerá tanto de la disponibilidad de los elegidos y de sus papás como del gusto de los novios si se les incluye o no en la ceremonia.

Fotografía: Memo Ortega
Fotografía: Memo Ortega

Los niños entrarán a la iglesia con pocos minutos de diferencia entre sí y con paso lento. Pueden entrar en parejas o grupos pequeños, pero con todo el orden posible.

Los pajecitos son los encargados de tirar un camino de flores antes de que llegue la novia, de anunciar su arribo con un cartelito, de cargar la cola de su vestido, de repartir el arroz (o su alternativa) al salir de la ceremonia si se sienten listos para hacerlo. También podrían entregar los anillos, las ofrendas en el altar, las arras y quizás algunos otros símbolos de la ceremonia religiosa. Todas estas participaciones son decididas por la novia, pero hay que planearlas con tiempo para saber si los niños están dispuestos a participar y para enseñarles con calma.

hectorbuenfil
Fotografía: Hector Buenfil

Para que no vayan a ponerse nerviosos y se rehúsen a acompañar al cortejo en la ceremonia, se les puede organizar algunas actividades  un poco antes. De esta manera se sentirán más confiados. También es importante que se les asigne su tarea y entiendan que es muy importante para la novia: así se sentirán especiales cuando la realicen.

rollodigital
Fotografía: Rollo Digital

En todo momento hay que recordar que son niños y que los imprevistos y las travesuras estarán a la orden del día, así que hay que ser muy pacientes y tener un plan B para sus participaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *